martes, 8 de mayo de 2007

Prudencia

No me parecen prudentes las declaraciones del embajador estadounidense Mark Langdale que trascendieron hoy a la prensa en donde predice un triunfo del Sí en el referéndum sobre el TLC.

Si bien aprecio mucho el compromiso del embajador Langdale en lograr la aprobación del TLC, considero que desde el momento en que se hace un llamado al referéndum, esto pasó a ser cuestión solo de los costarricenses. No es conveniente ni que la embajada estadounidense apoye el tratado, así como tampoco lo es que la embajada venezolana apoye de alguna u otra forma a los opositores del TLC.

Esto es ahora una decisión del pueblo costarricense, y seremos nosotros los que tendremos que convencernos sobre los beneficios o perjuicios del tratado. Cualquier intervención extranjera, por más inocente que sea, será mal vista.

5 comentarios:

U.A.S dijo...

Muy bien que hayan hecho esto, donde haya gente que hable a favor y en contra, con opiniones de verdad fundamentadas.

A mí, hasta ahora me preocupa un poco --sé que no sé mucho-- la situación de algunas instituciones costarricenses.

La ley --o lo que sea-- sobre genéricos... ¿Es retroactiva? O sea, ¿la Caja va a poder solo usar originales? ¿O eso solo aplica para los medicamentos producidos después de firmar el tratado?

Juan Carlos dijo...

U.A.S,

Ninguna ley, ni siquiera el TLC, es retroactiva. Todos los medicamentos genéricos que actualmente compra la CCSS los podrá seguir adquiriendo de igual manera bajo el TLC.

Nada en el acuerdo prohíbe la producción, compra en el mercado costarricense, importación o distribución de medicamentos, ni genéricos ni de marca.

El TLC sólo establece por cuánto tiempo se debe proteger los datos sobre seguridad y eficacia de los medicamentos que el Ministerio de Salud exige presentar para autorizar su venta en el mercado nacional. El plazo establecido es de 5 años, igual al que existe en Brasil, Colombia, Chile, México y Estados Unidos. Las medicinas que se verían afectadas por este plazo son únicamente las nuevas que entren al mercado. En la actualidad, la CCSS destina un 9% de su presupuesto a la compra de medicamentos, y de este presupuesto total menos de un 3% representa la compra de los pocos medicamentos nuevos que entren al mercado.

Por ejemplo, de las 426 medicinas incluidas en la lista oficial que la institución compró en el 2003, eventualmente sólo 7 de ellas habrían estado protegidas bajo la disposición sobre datos de prueba del TLC, si hubiera estado vigente. Aun en ese caso, dado que esas medicinas fueron compradas a laboratorios que producen medicamentos de marca, no habría habido ningún impacto.

Asimismo, el TLC permite al Gobierno realizar “importaciones paralelas”. Con esto se hace referencia a que Costa Rica puede importar medicinas de otros países, por ejemplo, cuando éstas sean más baratas, aunque la empresa fabricante tenga la distribución exclusiva de esos medicamentos en el territorio costarricense.

H3DICHO dijo...

El gran detalle de las declaraciones del Embajador es que demostrar tanta seguridad con respecto a algo puede darle señal de fraude al el lado opositor.

Se tiene que tener cautela porque ciertos sectores de la oposición se tratan de agarrar de cualquier lado para desprestigiar.

Y realmente los medios son más culpables de estas declaraciones porque nada tienen que preguntarle a un gringo por una decisión costarricense..

Julia Ardón dijo...

Sí, metichín el don.

U.A.S dijo...

Gracias JuanCa, Gracias