lunes, 21 de mayo de 2007

Carta de Don Rodrigo Arias a Don Otton Solís


San José, 21 de mayo de 2007

Señor
Dr. Ottón Solís Fallas
Presidente
Partido Acción Ciudadana
S. O.

Estimado don Ottón:

Acuso recibo de su nota del 10 de mayo anterior, dirigida al señor Presidente de la República, Dr. Oscar Arias Sánchez y en la que, en lo medular, pide usted "…congelar el conocimiento, por parte de la Asamblea Legislativa, de la agenda de implementación al TLC…". Agrega su carta que, en caso de no ser atendida su solicitud, esto lo "obligaría (a usted, su partido y su fracción parlamentaria) a utilizar todas las herramientas institucionales que (les) permite el reglamento legislativo para impedir" lo que usted califica como una "burla al pueblo". La realización de esta amenaza implicaría la paralización del Primer Poder de la República y, consecuentemente, la postergación de importantes decisiones que el país espera desde hace mucho tiempo.

En nombre del Gobierno de la República, pero sobre todo en mi simple condición de ciudadano, no puedo sino ver con desconsuelo que una agrupación política de la importancia del Partido Acción Ciudadana (PAC) contemple esa posibilidad como un instrumento legítimo de su acción política. Quisiera pensar que el grado de madurez y la lealtad democrática de todas las fuerzas políticas nacionales les permite comprender que secuestrar la agenda legislativa e impedir la toma de decisiones en el Congreso no es, en ningún caso, una muestra de virtud ni de fidelidad a altos principios. Es, antes bien, una negación de las más elementales reglas de la convivencia democrática, que no puede funcionar si no se comprende que la democracia es, ante todo, un sistema para tomar decisiones y donde se debe ser capaz de distinguir la diferencia entre mayoría y minoría.

Usted mismo lo ha entendido así en ocasiones anteriores. Escuché con mucha satisfacción la posición que usted expresó el pasado 6 de marzo de 2006, en el programa "Nuestra Voz", de Radio Monumental, en el sentido de que la fracción parlamentaria del PAC " … por la filosofía del Partido, no es una fracción que obstruya presentando miles de mociones para impedir que las mayorías se pronuncien… Tampoco rompemos el quórum cuando vemos que vamos a perder… Nosotros creemos que las mayorías, aunque vayan a expresarse en contra de lo que creemos apropiado para el país, tienen derecho a expresarse". Estoy seguro que usted sabrá ser consecuente con esa filosofía.

La amenaza de bloquear deliberadamente el trámite legislativo es tanto más grave cuando lo que se busca boicotear es un conjunto de proyectos de ley de crucial importancia para profundizar la inserción de Costa Rica en la economía mundial y generar mejores oportunidades de bienestar para los costarricenses. No sólo eso: en este caso se trata de proyectos que, casi en su totalidad, y en particular en el caso de las aperturas de monopolios estatales, forman parte del Programa de Gobierno que el Presidente Oscar Arias presentara ante la ciudadanía en la campaña electoral anterior. Estoy convencido de que, si nuestro pueblo ha de recuperar la fe en la política, nuestro primer deber es asegurar la consistencia entre la prédica de campaña y la acción de gobierno.

Venturosamente, no soy el único que piensa así. Usted mismo, desde hace muchos años, ha propuesto que el Programa de Gobierno del partido que triunfa en las elecciones se convierta en ley de la República. Animado de ese mismo espíritu, este gobierno aspira a ser fiel a los compromisos adquiridos ante los costarricenses y respaldados por una mayoría en las urnas. Por todo eso, me temo que no es posible complacer su solicitud de detener el trámite legislativo de los mencionados proyectos. Conociéndole, no me cabe duda de que usted y su partido no propiciarán la falta de coherencia en la acción de gobierno, que tanto daño le ha hecho a nuestra democracia en el pasado.

Pero no sólo de fidelidad a un programa político se trata. Está en juego también la lealtad al espíritu y razón de ser del instrumento del referéndum. Su carta es totalmente explícita en el sentido de que, de no acceder el gobierno a su solicitud de detener el trámite legislativo de la agenda de implementación del TLC, su partido procedería a bloquear el trámite de estos proyectos aun si una mayoría de los costarricenses se manifestara a favor del TLC en la consulta popular. Usted conoce perfectamente la consecuencia lógica de esa posición: eso impediría la entrada en vigencia del acuerdo comercial, haciendo irrelevante el resultado expresado en las urnas.

De eso no se trata. El referéndum, tal como el legislador lo concibió en Costa Rica, es un mecanismo para consultar y conocer la opinión de los ciudadanos sobre una iniciativa de ley, siendo que, en caso de que se cumplan los requisitos legales, su resultado será vinculante para todos. El Gobierno de la República entiende esto con todas sus consecuencias. No otra cosa expresó el Presidente Arias el pasado 13 de abril, al afirmar: "A todos los grupos, favorables u opuestos al TLC, les pido que concurramos a este ejercicio democrático honestamente y de buena fe; no para dilatar una decisión, sino para tomarla de una vez por todas; no sembrando sospechas ni poniendo condiciones, sino convencidos de que, como demócratas, nuestra primera obligación es aceptar el resultado del sufragio popular. Lo digo con toda claridad: el Gobierno de la República hará esta convocatoria de buena fe y dispuesto a acatar, plenamente, lo que resulte de esta consulta".

Es preciso, don Ottón, que dejemos atrás el lenguaje de la amenaza, el chantaje, la mala fe y el desconocimiento del resultado del sufragio, y que asumamos, en cambio, el diálogo y la búsqueda de acuerdos como orientaciones cardinales de nuestra interacción política. Por ello, quiero expresarle la entera disposición del gobierno de coadyuvar, dentro de sus competencias, al logro de un acuerdo legislativo –con la participación de todas las
fracciones- que permita avanzar en el trámite de proyectos de ley que son muy importantes por sí mismos, independientemente del resultado del referéndum sobre el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos.

Naturalmente, el camino para lograr ese acuerdo debe ser labrado por las propias fracciones legislativas, sin detrimento de la contribución que podamos hacer quienes estamos en posiciones de gobierno o de liderazgo en los partidos políticos.

Este gobierno es una casa de puertas abiertas para todos los costarricenses de buena fe. Lo invito a que, con ánimo constructivo, concurramos a hacer posibles los acuerdos amplios que el país demanda. También lo invito a que lo hagamos respetando las diferencias políticas, los compromisos adquiridos por el gobierno ante el pueblo costarricense y, sobre todo, las reglas de la democracia como mecanismo idóneo para dilucidar nuestras divergencias.

Es tiempo de dejar atrás el TLC y empezar a construir el puente de palabras que nos permita caminar hacia el futuro.

Atentamente,

Lic. Rodrigo Arias Sánchez
Ministro

5 comentarios:

Julia Ardón dijo...

exacto. Este TLC quedará atrás.

Fritz dijo...

Claro, quedará atrás una vez aprobado.

Excelente carta de don Rodrigo. No es válido en democracia atentar contra sus instituciones haciendo obstrucción parlamentaria y además dejándose venir con amenazas del tipo "o gobiernan como yo quiero, o los jodo"... El PAC camina por lugares muy peligrosos y poco apropiados.

Amorexia dijo...

Qure cagada le pegarón a Ottón! pero es que Ottón se pone, es el payaso mas patético e incompetente que hemos tenido en la política nacional, sus inconsistencias, su inseguridad son las armas de sus opositores y enemigos, un político que la ve peluda con un periodista deja mucho que desear. Rodrigo Arias no es santo de mi devoción y mucho menos OAS, pero son políticos mas calculadores y experimentados, es como si Ottón fuera de categoría B enfrentando gente consolidada.

Si Hacia Adelante dijo...

Por Dios, ya quiero que sean las elecciones del 2010 para ver si este mae de Otton ya se entierra solito. Y deja de estar hablando tonteras que hasta que da pereza!

Kuruko Buro dijo...

Ya publicaron la respuesta de Otton, este es el link

http://www.diarioextra.com/2007/mayo/28/opinion04.php